La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Checo no era el problema

por | April 7, 2014 8:55 AM
9

Si el año pasado representó uno de los peores en la historia de McLaren, ahora queda más claro que nunca que el Sergio Pérez que brilló en Sauber durante 2012 no perdió súbitamente su talento ni le quedó grande llegar a Woking, sino que la escudería británica no estuvo al nivel y el auto era el problema. Si bien el inicio de Checo no había sido el mejor en Force India, lo de Malasia no fue su culpa y en Bahréin pudo probar su valor tanto en calificación como en carrera donde batió ampliamente a su coequipero.

El tapatío volvió a tener una gran actuación en el circuito de Sakhir donde el año pasado dio clase de manejo hasta que Button se quejó con McLaren y entonces le pidieron que fuera menos agresivo. Sin embargo, eso no impidió que en aquella ocasión lograra avanzar desde el décimo segundo puesto hasta el sexto en lo que, después entenderíamos, fue más manejo que un MP4-28 con sus problemas iniciales resueltos. Ahora en Bahréin no fue excepción y nos regaló un manejo impecable que lo vio ponerse por manos y talento en el tercer puesto, recuperar posiciones tras una mala parada en fosos y aguantar los embates finales de Ricciardo para obtener su primer podio con Force India. Tal fue el nivel del mexicano que algunos de los rebases bien podrían ser ejemplo para muchos otros pilotos por lo bien planeados y ejecutados, por ejemplo el realizado sobre Massa y con el que victimó a Hulkenberg.

El mundo era espectador de lo que lograba el mexicano en la tercera fecha de la temporada naciente, pero en primera fila estaba McLaren, escudería que lo utilizó como chivo expiatorio por la mala temporada de 2013  y que debe estar pensando si realmente debió mantener o no al tapatío que sigue representando una fuerte promesa en la F1 y, quizá, un mejor plan que mantener a Button, quien va de salida y lejos está de ser el piloto de 2009-2011, o dar un asiento a Magnussen, quien hasta ahora ha logrado un podio en su primer carrera y enfurecer a Raikkonen. El eco de Bahrein vendrá cuando se cuestione al segundo equipo más importante de la F1, históricamente hablando, y que ha ido cayendo en rendimiento desde su doble podio en tierras australianas.

Finalmente Checo vuelve a estar a gusto en la F1 y tiene todo para continuar su crecimiento en una escudería que, como él, se ha encargado de dar pasos firmes hacia el éxito en la máxima categoría del automovilismo. Después de demostrar al mundo entero que el talento sigue ahí, es momento de confirmar y mantener el ritmo como en aquel 2012. Las oportunidades llegarán por sí solas con este gran trabajo una vez que ha dejado en claro que es el mejor piloto de la generación 2011 y lograr lo que ni Di Resta (ampliamente aclamado por el mundo británico) ni Hulkenberg habían podido lograr con Force India.

© CAJR / 2014

 

9

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.