La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Checo y McLaren, una historia sin final feliz

por | November 22, 2013 7:54 AM
7

La aventura en McLaren terminó para Sergio Pérez y nada más es cuestión de disputar la última carrera en Brasil para buscar nuevas praderas en 2014 para el talentoso mexicano. Sea Lotus, Force India, Sauber, Marussia, Caterham o fuera de la Fórmula Uno, el mexicano que tuvo un pésimo auto construido en Woking para su tercera temporada en el máximo circuito seguirá brillando. Nadie veía un final así a esta historia hace poco más de un año que se anunció la llegada de Pérez al segundo equipo más importante de la F1 y ya había bastantes que incluso hablaban de los títulos por venir para el tapatío. Hoy no podríamos estar más lejos de esa situación y los factores que se acumularon durante el año para estar que estemos más preocupados en estos momentos por el lugar donde correrá Checo en 2014 que el auto que presentará McLaren el año entrante son varios, desde la falacia del argumento en contra del talento del mexicano hasta la cuestión económica que atraviesa el equipo de Woking.

Si hablamos de talento, no hay forma de determinar si efectivamente Kevin Magnussen es mejor que Checo, al menos no con los elementos públicos pues el danés corrió en la World Series y Checo en la GP2, aunque ambos realizaron una parada previa en la F3 británica en la que Checo fue campeón en la clase nacional en 2007 y cuarto en la clase normal al siguiente año mientras que Magnussen fue segundo después de llegar con un año de experiencia de la F3 alemana. En las preliminares de Fórmula Uno, el danés fue campeón este año mientras Checo quedó segundo en 2010, ambos en su segundo año, por lo que, si quisiéramos equiparar resultados, podríamos decir que no existe una diferencia real a favor de alguno. Lo que sí podría diferenciar a uno del otro es el trabajo en el simulador de McLaren y al cual sólo el equipo tiene acceso, por lo que ahí es donde podría haberse detectado algún punto a favor de Magnussen. De ahí que la aseveración del director Martin Whitmarsh sobre que es un talento al cual McLaren tenía que contratar, pierde algo de solidez.

Idénticamente, si comparamos el rendimiento de Checo con Button podemos encontrar que los 20 puntos extras del inglés bien podrían ser menos de no accidentarse Raikkonen y Checo en Mónaco y los argumentos en contra del mexicano se diluyen si vemos cómo se han desarrollado las carreras en las que el gran culpable del mal paso de McLaren es el MP4/28 y nos sus volantes. Ahora bien, si vamos a buscar un chivo expiatorio, ¿no sería normal que el piloto con más experiencia –digamos, alguien con 14 años corriendo en Fórmula Uno- sería quien podría tener un mejor entendimiento y adaptación para mejorar un coche malo? En principio y por lógica pensaríamos que sí, y que si la diferencia es poca entre el piloto con experiencia y el que no tiene tanta, estamos entonces frente a un auto intratable o un experimentado piloto que, quizá, no sea tan bueno, excampeón mundial o no y sin entrar en detalle de su título en 2009. Si hablamos de la diferencia en calificación entre ambos (sin contar errores como el cometido por McLaren con Checo en Australia) encontramos que es nula al estar empatados en 9 veces que ha sido mejor uno que otro y con ocho visitas del mexicano a la Q3 contra 11 del inglés, pero sin una diferencia real entre ambos. Si bien se ha comprobado que Checo no es el mejor cuando se trata de realizar una vuelta rápida, tampoco es que Jenson Button haya tenido un desempeño abrumadoramente diferenciado sobre el jalisciense quien ha hecho lo que ha podido con el pésimo MP4/28 de McLaren.

Entrando en el plano de actitud, tenemos la referencia de la prensa inglesa –sí, esa prensa- que presiona de manera importante en el deporte motor– que, ante la falta de equipos importantes ingleses (muchos tendrán bases en Gran Bretaña pero pocos son ingleses) tiene a McLaren como la joya del automovilismo británico. Es ahí donde ampliamente fue cuestionada la llegada de Checo a Woking, donde se enfocaron las críticas a principio de año (léase, Watson, John) por la falta de desarrollo en el MP4/28 y en donde terminaron de circular las versiones que lo situaban fuera del equipo tras el silencio de Whitmarsh y la pasividad para asegurar su continuidad en 2014. Esa misma prensa que Jo Ramírez señaló en su columna de la semana pasada y que percibía al tapatío como talentoso pero arrogante y que provocó un distanciamiento entre piloto y reporteros que terminó por afectar la relación con McLaren por la importancia que tiene el equipo en el Reino Unido. Si eres piloto de Ferrari no te puedes llevar mal con los medios italianos, si eres de Mercedes no puedes hacerlo con los alemanes y si eres de McLaren, la prensa inglesa puede ser tu principal aliado… o tu peor enemigo. Si es cierta esa actitud descrita por Jo, queda claro que Checo cometió un error no sólo en lo personal sino con el equipo pues lo último que quieres es que tu escuadra se vea afectada por esa mala relación con los medios. Quizá le faltó un poco de madurez para manejarlos, pero lo importante de este aspecto es que Button lleva muy buena relación con los medios y rara vez se le ha señalado como un factor en el pésimo año de McLaren lo cual denota lo importante de mantener de tu lado a los periodistas, sin que ello signifique cumplirles cualquier capricho. Así pues, los comentarios recibidos por Jo expresan que quizá pueda haber algo más en la actitud del jalisciense de lo que a simple vista se ha mostrado en nuestro país.

Por último, está el rubro económico en el que McLaren enfrenta una situación difícil tras perder a Vodafone que aportaba aproximadamente 75 millones de USD por año y Santander que hacía lo propio con otra quincena de millones de USD por temporada, cantidades que deben ser cubiertas de alguna u otra forma antes de que se tenga que comenzar a recortar presupuesto en el equipo. Esta situación era predecible pues es evidente que McLaren sabía que pronto podía perder dichos patrocinios y no resultaría extraño que la contratación de Checo haya sido con miras a atraer parte del capital de Grupo Carso y subsanar la salida de estos dos patrocinadores. En parte se logró con Claro, pero no dudo que en los últimos meses McLaren haya condicionado la permanencia del mexicano al patrocinio titular del equipo inglés y que, objetivamente, no es rentable para una empresa que no tiene presencia en el mercado global de la Fórmula Uno. 75 millones es demasiado dinero para que no resulte redituable en este momento. Es normal que en estas época un piloto tengo como cualidad llevar dinero de patrocinadores a los equipos, pero para ser competitivo es necesario contar con talento y recursos, situación que en este momento no se ve tan clara en McLaren, ni siquiera con el regreso de Honda, que debe ser una inyección económica para el equipo. La salida de Vodafone no deja de ser un tema mayúsculo en Woking, al grado que atrasaron el anuncio programado para inicios de diciembre de su nuevo patrocinador principal y los pésimos resultados del año no hacen fácil vender los espacios en el coche por más historia que tenga la escuadra. Por ello resultaba vital ampliar la presencia de Grupo Carso en el auto y obtener un patrocinio grande que inclinara la balanza a favor de Checo más allá de lo referente al talento del tapatío; situación que no se dio y se rompen los vínculos entre México y McLaren.

Así pues, y ante cinco años sin campeonatos en la era de Whitmarsh, los elementos en los que McLaren pudo basar su decisión de elegir a Magnussen sobre Pérez no quedan del todo claros. Un poco respecto de la diferencia de resultados con Button, un poco del potencial del joven danés, un poco de actitud y algo de dinero, pero situaciones que también podrían aplicar a Jenson (¿cuántos años le quedarán en la F1?) o simplemente retrasar la decisión de subir a Kevin a un Fórmula Uno. Nada claro como para decidir en contra del mexicano. Entonces quedan muchas preguntas al respecto y pocas respuestas de Woking donde básicamente volverán a comenzar un proyecto y deben mostrar constancia en su toma de decisiones por lo que Magnussen será altamente analizado por la afición mexicana bajo el mismo criterio que se hizo con Checo y ahí es donde sabremos la respuesta al factor decisivo de la decisión de McLaren. Sin embargo, entre más veo el cuestionamiento, más recuerdo a James Carville durante la campaña presidencial de Clinton en 1992 en la que se acuñó la famosa frase, “It’s the economy, stupid”.

7

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.