La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

De la paloma al cuervo, un Papa de coincidencias deportivas

por | March 13, 2013 4:07 PM
0

Una paloma se paró en la chimenea minutos antes de que saliera el humo blanco; sin saberlo, los miles de feligreses que esperaban en la Plaza de San Pedro, estaban ante un presagio del Papa que saldría del balcón de la Basílica unos instantes después. Tras el anuncio de que Jorge Mario Bergoglio sería el Papa Francisco, la figura de un cuervo, hincha de San Lorenzo de Almagro, se paró ante la multitud para saludar y dar su primera bendición como máximo jerarca de la Iglesia Católica.

Las aves parecen estar de fiesta en un año donde ya los Cuervos de Baltimore fueron campeones del Super Bowl y donde las Águilas del América están teniendo su mejor temporada en muchos años. El tener un Papa ‘cuervo’ también ha inspirado a equopos de aves de la NHL como los Pingüinos de Pittsburgh y los Patos de Anaheim.

El presagio de la paloma era nada más un adelanto de la extraña coincidencia que el mundo del deporte y la Iglesia estaban por tener. El nombramiento de Francisco como Papa le da además a los aficionados de San Lorenzo de Almagro la esperanza de tener una ayuda divina desde la figura de su hoy más reconocido hincha.

Nunca antes las aves habían estado más contentas en el deporte. Nunca antes había estado un Papa tan aficionado al futbol como ahora lo es Francisco. Son cuestiones del destino, simples coincidencias del mundo real que se traducen en hechos divinos. De la paloma al cuervo hay muchas plumas de distancia, que con fe, siempre se pueden traducir y solucionar.

Las palomas tienen un significado teológico desde hace muchos años en la Iglesia. Los cuervos han entrado en un mundo de fe y esperanza, donde antes se les tachaba de ser rudos y temerarios, ahora son el ave del presente, el ave del papado y de todos sus fieles seguidores.

0

Leave a Reply

  1. Dagoiberto Alpízar Lobo says:

    Las aves acompañaron siempre a San Francisco.
    Las aves son portadoras de buenas nuevas, generan paz, libertad, blancura, templanza, transparencia, sencillez y humildad entre tantas otras cosas y eventuales actitudes.
    Un Papa del Siglo XXI que se percibe como el pastor que espera la humanidad. Valiente, sincero, humilde, estudioso, docente, amigo de los pobres, comprensvo.
    Estoy seguro que Francisco I ya es la buena nueva que el mundo añora ante una sociedad inmersa en el libertinaje, el “importamí”, el en tener a costa no importa si de la trata de personas, el trasiego de armas, el negocio de la droga, el lavado de dinero, el hambre de poder para tener, tener y tener.
    Que Dios tome a Francisco I y lo fortalezca para que con el valor de un santo, diga siempre lo que tiene que decir y haga lo que tiene que hacer en pro del Gran Proyecto Divino que nuestro Padre Eterno quiere.

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.