La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

El excepcionalismo mexicano

por | February 26, 2012 7:05 AM
0

En su libro The Idea of America, el historiador estadounidense Gordon Wood expone su tesis acerca de los orígenes de aquello que se conoce comoel “excepcionalismo americano”, caracterizado por la reivindicación de una supuesta singularidad de los Estados Unidos como entidad histórica, que sirve a su vez para justificar que ese país deje de observar cualquier norma o principio de convivencia entre las naciones que ponga en entredicho sus intereses.

Si existe un ámbito en el que México parezca emular a su vecino del norte en el afán de exceptuarse de las reglas, costumbres y rituales que imperan en la mayor parte del mundo, es precisamente en el futbol. Si bien nuestros directivos no han logrado que en nuestra tierra el futbol deje de jugarse con once jugadores y una sola pelota, nos las hemos arreglado para ser excepcionales a nuestro modo: inventamos la liguilla, creamos una nueva modalidad de torneos cortos e instauramos el método porcentual para definir el descenso de un equipo a una división inferior, entre otras lindezas que premian la improvisación por encima de la regularidad.

Hoy no voy a referirme a la excepcionalidad de nuestros sistemas de competencia, sino a la extraña indisposición que muestran la mayoría de los clubes mexicanos a la hora de encarar sus compromisos internacionales, como si entre nosotros existiera una inversión de la jerarquía habitual, según la cual los certámenes continentales están por encima de los torneos de alcance nacional.

La más reciente prueba de ese desdén hacia las competencias internacionales la dio Tigres esta semana. Su entrenador, Ricardo Ferreti, decidió presentarse a sus partidos en la Copa Libertadores con una alineación alterna que no incluyó a casi ningún jugador del cuadro base que salió campeón del torneo local a finales del año pasado. El resultado fue la pronta eliminación del equipo.

Quizá el Tuca tuvo un súbito arrebato de orgullo latinoamericano y se negó a darle seriedad a un torneo cuya actual denominación entraña una claudicación: consagrado a honrar a los libertadores de los países del continente, hoy es patrocinado por un banco cantábrico. Pero por más que busco convencerme de esa explicación, no creo que sea el verdadero motivo.

Más que indagar en las causas de semejante proceder, me interesa centrar la atención en las consecuencias. Por tratarse de un desdén que han mostrado varios equipos mexicanos en distintas ediciones, las repercusiones de no atender debidamente los torneos de Conmebol impactan en todo el futbol de nuestro país y, en consecuencia, trascienden a la selección nacional.

Para quienes afanosamente buscan la ruta para llegar al “quinto partido” en la próxima Copa Mundial, les recomiendo dimensionar el desperdicio que para los mejores jugadores mexicanos supone perder, año con año, la oportunidad de disputar partidos contra los equipos que pasan por mejor momento en Sudamérica.

Varias medidas han sido adoptadas en nuestro futbol con el supuesto propósito de ayudar a nuestra selección nacional. Menciono dos: a) la obligación de alinear jugadores menores de 21 años durante un determinado número de minutos cada temporada y b) tirar tandas de penaltis al final de cada partido que termine empatado en las categorías inferiores a la Primera División (como si a fuerza de repetición, los jugadores exorcizaran el maleficio que parece estar grabado en nuestros genes cuando se trata de patear el balón a once pasos la portería).

Ambas medidas han mostrado ser ineficaces para conducir al objetivo que dicen perseguir. Por ello sorprende aun más que, sin tener que adoptar ninguna acción específica sino sólo actuar con elemental sentido deportivo, los clubes mexicanos cancelen, cada Copa Libertadores, la oportunidad de dar roce internacional a los jugadores que tienen madera de selección en el corto plazo.

* Farid Barquet Climent estudió la Licenciatura en Derecho en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Ha trabajado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en el Instituto Federal Electoral (IFE), en el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) y en la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL). Ha publicado artículos en Nexos,Revista de la Universidad de MéxicoRevista Mexicana de Política Exterior y El Mundo del Abogado, entre otras.

0

ETIQUETAS:

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.