La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

El trotaestadios: el “Mágico” y su premio a la juerga

por | November 12, 2013 8:41 AM
7

A lo largo de la historia muchos futbolistas se han ganado el corazón de la gente por su talento en la cancha sin importar la forma en que ellos se comportaron fuera del terreno de juego. Ejemplos de ese carisma hay muchos pero hay un caso que me llama especialmente la atención porque incluso lo llevó a que el Estadio Nacional fuera renombrado en su honor.

Jorge “Mágico” González es un héroe en El Salvador sin importar las clases sociales; su talento es conocido por casi todos sus compatriotas incluidos los que viven en Estados Unidos (uno de cada cuatro vive en el País de las barras y las estrellas).

La fama le llegó básicamente por dos situaciones; la primera fue el aporte que dio para que El Salvador acudiera al Mundial de España 1982 y por una jugada que levantaba a la gente de sus asientos en los estadios “la culebra macheteada”, una espectacular finta que hace que el balón salga en la dirección contraria a la que lleva el pie.

El “Mágico” es parte desde 2013 del Salón de la Fama del Futbol ubicado en Pachuca, lo que incluso originó viajes turísticos de salvadoreños que querían estar presentes en el gran día de su héroe por su inducción, el 12 de noviembre.

Estadios con nombres de futbolistas hay muchos, pero pocos con antecedentes de tanta indisciplina como los de este creativo salvadoreño, que después de su participación en España 82 fue fichado por el Cádiz, en ese entonces en la Primera División de España.

Su amor por las fiestas nocturnas era ignorado por la afición del equipo gaditano que en la tribuna lo aclamaba en toda ocasión. En su club debieron contratarle un despertador humano que debía ir por él y levantarlo. En una ciudad chica y en una época donde los equipos no se concentraban antes de los juegos, se daba el lujo de llegar con el partido ya comenzado.

Y aquí su carisma crecía. En un partido ante el Barcelona en el torneo de pretemporada “Ramón de Carranza” ingresó en el segundo tiempo cuando su equipo caía 0-2 para marcar un doblete y cooperar para la remontada del Cadiz.

“Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida”, declaraba entonces y de alguna forma ese desorden en su vida lo volvió un héroe que no se tomaba el futbol como trabajo.

Así siguió su carrera en España, que también incluyó año y medio en Valladolid, club que no soportó su vida agitada y se lo regresó al Cádiz, con quienes militó hasta 1991. Su carrera terminó hasta el año 2000 cuando se retiró a los 42 años con el FAS salvadoreño.

En 2006 el gobierno de El Salvador cuyo presidente entonces era el ex comentarista deportivo Elías Antonio Saca, decidió renombrar el Estadio Nacional Flor Blanca como “Mágico González”. En dicho escenario tuvieron lugar los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2002 y es sede de numerosos conciertos

Tiene capacidad para 32 mil espectadores y es el segundo estadio más importante del país después del Cuscatlán. Aquí es donde el fiestero más famoso de El Salvador recibió un homenaje tan grande como un estadio.

7

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.