La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Hugo Chávez y el milagro deportivo de Venezuela

por | March 5, 2013 4:19 PM
0

El ya extinto 2012 podría considerarse uno de los mejores años en la historia del deporte venezolano, uno de los renglones donde no se le puede recriminar nada a la llamada “Revolución Bolivariana” que inició en 1999.

En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el esgrimista venezolano Rubén Limardo ganó la medalla de oro, apenas la segunda en la historia de su país, 44 años después de que el “Morochito” Rodríguez ganara oro en boxeo. La hazaña de Limardo se sumó a la del piloto de carreras Pastor Maldonado, que gracias al patrocinio de la empresa petrolera nacional de Venezuela, ganó el Gran Premio de España en la Fórmula 1, el primer triunfo en la historia para un piloto criollo en la máxima categoría. Eso se suma a la actuación vibrante de los beisbolistas venezolanos en las Grandes Ligas donde los lanzadores Félix Hernández y Johán Santana lanzaron juegos sin hit ni carrera, Miguel Cabrera logró la Triple Corona de Bateo, Marco Scutaro fue el MVP de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y Pablo Sandoval el MVP de la Serie Mundial, además de que siete criollos asistieron al Juego de Estrellas, cifra máxima en la historia. Además, la cifra de futbolistas venezolanos en Europa sigue creciendo año con año de la mano del futbol cada vez más competitivo de su selección nacional.

Es una realidad que en los 13 años que Hugo Chávez lleva en el poder, el deporte venezolano ha vivido el crecimiento más notable de su historia, aunque no en todas las disciplinas habría que otorgarle el mérito a las políticas implementadas por Chávez. Pero sí habría que señalar una fecha clave en que se sentaron las bases para esta mejoría: 30 de octubre del 2000. Ese día se firmó el Convenio Integral de Cooperación entre Cuba y Venezuela.
Con su alineación hacia el lado izquierdo del espectro político, la Venezuela de Hugo Chávez se fue quedando sin aliados internacionales y surgió Cuba como un amigo natural.

La isla ofreció a Venezuela su experiencia en temas como el deporte y la medicina a cambio de que Venezuela compartiera su riqueza petrolera para que Cuba, aislada por el bloqueo comercial, pudiera echar a andar su industria. Fue un acuerdo donde ambos países ganaron.
En el aspecto deportivo del convenio, la redacción establece: “Formación en Cuba de entrenadores, profesores de educación física, técnicos y especialistas del deporte, enviados por Venezuela, con el fin de que Cuba contribuya a crear el personal calificado venezolano necesario, que tendrá la principal responsabilidad en los planes de convertir a Venezuela en una potencia deportiva”.

Además, en ese convenio Cuba asesoró al gobierno venezolano en estrategias para masificar el deporte por todo el territorio, establecer canales de reclutamiento de talento, capacitar entrenadores, y abrir centros de desarrollo. Así se sentaban las bases para replicar el éxito deportivo cubano en el alto rendimiento hacia Venezuela.

Los resultados llegaron. En los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999, el año que Chávez llegó al poder, Venezuela ganó 7 medallas de oro y 40 en total. Cuatro años después, en Santo Domingo 2003, ya con el convenio binacional funcionando, la cosecha de medallas se disparó: 16 oros y 64 preseas en total. La obtención de medallas panamericanas se ha ido incrementando consistentemente: 70 en Rio 2007 y 72 en Guadalajara 2011. A nivel olímpico, Venezuela se había ido en blanco desde Seúl 88 hasta Sydney 2000, pero fue en Atenas 2004 cuando el trabajo chavista mostró frutos incipientes con la obtención de dos bronces. Luego sumó un bronce más en Beijing 2008 y consumó el proyecto con el oro de Limardo en Londres 2012. En la evolución de Venezuela en deportes olímpicos es clara la influencia cubana con panamericanas en disciplinas como ciclismo, judo, boxeo y halterofilia.

El deporte en el que tanto Venezuela como Cuba estaban lejos de ser potencias era el futbol. Pero lo que sí es evidente es que ambos países han trabajado para evolucionar su balompié y los resultados han sido lentos pero palpables. Hasta Francia 98, Venezuela siempre había ocupado el sótano en las eliminatorias sudamericanas rumbo al mundial, pero a partir del clasificatorio a Japón y Corea 2002, la “vinotinto” comenzó una mejoría consistente para dejar el último sitio e ir ascendiendo en cada eliminatoria. En el actual clasificatorio rumbo a Brasil 2014, Venezuela ya ocupa el cuarto lugar y tiene en su récord un triunfo sobre Argentina.

La “Revolución Bolivariana” de Hugo Chávez llegó hasta deportes que no son tan tradicionales en la historia venezolana y que, incluso, llevan la etiqueta de pasatiempos burgueses alejados de las masas. Ese fue el caso del apoyo chavista al piloto de carreras Pastor Maldonado, cuyo ascenso por las series de desarrollo como Fórmula Renault o GP2 ha sido financiado en buena medida por la empresa petrolera estatal PDVSA. Luego de ganar el campeonato en GP2, antesala de la Fórmula 1, Pastor ascendió a la máxima categoría con Williams gracias en parte a su talento, aunque más a los 46 millones de dólares que PDVSA pagó a la escudería Williams como patrocinio. Maldonado respondió ganando el Gran Premio de España en 2012, el primer triunfo en la breve historia venezolana en la Fórmula 1. El patrocinio de PDVSA a Maldonado sigue siendo objeto de críticas de parte de la oposición al chavismo y, aun así, Pastor no esconde su preferencia política.

“Yo quería llegar a la Fórmula 1 y lo estoy consiguiendo”, reveló Pastor cuando corría en GP2. “Venezuela fue en el deporte una potencia y lo seguirá siendo. Qué viva nuestro Libertador, qué viva el deporte nacional, que viva Venezuela, que viva la revolución venezolana. Patria, Socialismo o Muerte”.

El beisbol venezolano también vive su propio auge en Grandes Ligas. Cada vez es mayor la cantidad, y mayor también el protagonismo de los peloteros criollos en Estados Unidos. Pero ese no es un mérito que se deba colgar a la “Revolución Bolivariana” pues en realidad es fruto de las academias que los mismos equipos ligamayoristas han abierto en Venezuela desde antes de la llegada de Chávez al poder, pero al igual que en Cuba, el beisbol para Hugo Chávez ha sido una valiosa herramienta propagandística. Ganarle a los yanquis en su propio deporte fue una de las banderas de Fidel Castro que en la actualidad también ha utilizado Hugo Chávez y hay estrellas criollos ligamayoristas que se han sumado a la causa chavista, como Magglio Ordoñez, que ha hecho activismo político en favor de Chávez.

Hoy, que Hugo Chávez ha perdido la vida, es innegable que su legado en el deporte criollo fue uno de los éxitos del chavismo.

0

Leave a Reply

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.