La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

La ‘momia’ que jugó con el Tri en un Mundial

por | November 1, 2012 10:32 PM
1

No se trata de una leyenda, ni de un cuento de brujas. Una ‘momia’ jugó en la Selección Mexicana en el Mundial de Uruguay 1930. Cuando nos referimos a una momia, no es porque se tratara de un jugador con edad muy avanzada, ni que una de esas que están en Guanajuato se hubiera escapado con el Tri a tierras charrúas. La momia tuvo como nombre el de Raymundo Rodríguez, y fue un futbolista hecho y derecho; mediocampista del Marte y parte fundamental del equipo nacional en la primer Copa Mundial de la historia.

El nombre de la “Momia” para Rodríguez no llegó como uno de esos apodos que se le pone a los futbolistas cuando están comenzando sus carreras, sino por un acontecimiento que sucedió en la concentración de México en un hotel a las afueras de Montevideo en los días previos al comienzo de la Copa Mundial. El sobrenombre original del futbolista era el del “Mapache“, por las constantes ojeras que tenía en la cara.

El Tri estaba concentrado en la localidad de Villa Lezica, a 15 kilómetros de la capital uruguaya. El Mundial de 1930 fue el primero en disputarse en la historia y también el primero que se jugó bajo el frio del invierno austral. En tierras charruas el mes de julio suele tener temperaturas por debajo de los 10 grados centígrados, condiciones que los futbolistas mexicanos no esperaban encontrarse.

En una de esas noches de frio, en la concentración del equipo mexicano, Raymundo Rodríguez no aguantó más la sensación térmica y decidió taparse con las vendas que traían los doctores de la Selección. Cubrió todo su cuerpo para evitar que el frio lo siguiera afectando y ya enfundado con la protección, fue visto por Felipe “La Marrana” Olivares, quien de verdad pensó que estaba enfrente de una momia y se llevó un gran susto.

A partir de ese momento, el “Mapache” pasó a ser la “Momia”. Raymundo Rodríguez disputó la Copa Mundial con México con mucho frío y con un nuevo apodo. El jugador que en ese entonces tenía 25 años, disputó con el Tri nada más el partido ante Argentina y pasó a la historia por esa peculiar anécdota.

Otra ‘momia’ jugó con el Tri muchos años después, ahora por cuestiones de una lesión, pero Julio Gómez y su cabeza vendada en las Semifinales del Mundial Sub-17 de 2011, pasaron también a la historia por el heróico gol que convirtió el mediocampista del Pachuca ante Alemania, con una espectacular tijera y que le dio a México su pase a la Gran Final del certamen.

1

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.