La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Michael Schumacher, la leyenda de la Fórmula 1

por | December 30, 2014 7:28 PM
3

1994. La muerte de Ayrton Senna había dejado un profundo dolor y vacío en el mundo del automovilismo. En ese mismo año, un joven piloto alemán de características extraordinarias levantó su primer título en la máxima categoría: Michael Schumacher.

A bordo de su Benetton B194, Michael atestiguó el fallecimiento del brasileño, quien pese a lograr tres pole no pudo terminar alguna de las tres primeras carreras, siendo la última el momento fatal para él. Ese trágico instante, que el joven definió como “la no satisfacción por ganar”, representó el cambio generacional. La estafeta pasó del héroe sudamericano al europeo, quien se convertiría en el máximo ganador en la historia de la Fórmula 1.

“No hablo de Senna porque me conmuevo”. En muchos sentidos, el alemán consideraba a Ayrton como el modelo a seguir, una especie de héroe para él. “No fui a su funeral porque hay cosas que no hago en público”, llegó a declarar. Sin embargo, esa emoción que nunca quiso externar, fue demasiada para él durante la conferencia posterior a su triunfo 47, cuando alcanzó al brasileño. Ante la pregunta de un reportero al respecto, Schumi lloró por unos minutos.

Dos títulos con Benetton y cinco con Ferrari respaldaron la carrera de un hombre que es ya leyenda. Los récords, el dominio total… Schumacher fue sinónimo de automovilismo durante una década, misma en la que no hubo quién le hiciera sombra.

Dentro de la pista, el límite siempre fue su monoplaza. “Nunca he sentido que alcanzara mi límite personal, donde es posible que no pudiera ir mas rápido si el coche fuera capaz de ello. Siempre ha sido el límite del coche lo que me ha refrenado”, dijo alguna vez.

Como compañero, Michael siempre supo comportarse a la altura. Rubens Barrichello, el piloto que vivió a su sombra en Ferrari, siempre mereció su respeto. “Nunca he tenido junto a mi un piloto que al principio no tuviera la oportunidad de batirme y ser tan igual como yo. Mi filosofía es que quien quiera que sea el piloto más rápido debe ser apoyado por el equipo; es lo mejor para el campeonato. ¿Barrichello el piloto número dos? Entre nosotros esto no existe”.

Luego de tantos éxitos, el as del volante, que debutó como sustituto tras dar únicamente dos vueltas a una pista con su bicicleta, estaba seguro de que las emociones continuarían para él. “No tengo ni idea cómo me va a afectar la retirada ni lo que voy a hacer. Pero no tengo miedo. Por el contrario, hay muchas cosas que quiero vivir”.

 

3

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.