La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Por favor, señor Mourinho, ¡no me hable de los árbitros!

por | January 18, 2013 7:50 AM
0

Tacos Ibéricos: Por favor, señor Mourinho, ¡no me hable de los árbitros!

El gesto torcido de Mourinho está contagiando a todo el Real Madrid, para desgracia de un amplio sector de su afición, que no comulga con el victimismo que saca a relucir el portugués en tiempos de derrota. Lo último es que Florentino Pérez tiene pensado pedirle a Platini y Blatter que instalen la tecnología en el fútbol lo antes posible para evitar, por ejemplo, el maltrato arbitral que según el conjunto blanco están sufriendo en la Liga. Lejos quedaron las formas de club señor que “cuando pierde da la mano sin envidias ni rencores”, como grita su himno a los cuatro vientos desde los altavoces del Bernabéu.

Estar a 18 puntos del mejor líder de la historia de la competición española es un fracaso deportivo (de momento parcial, eso sí) para el equipo con más Copas de Europa. El discurso de que esa distancia se debe a una serie de fallos arbitrales sólo se lo creen ellos, y algún forofo despistado con dedo y medio de frente. El caso es que Mourinho se sale con la suya, y ha conseguido que todos los miembros de la entidad que por su actividad tienen un micrófono cerca alimenten públicamente la idea de que les están robando puntos.

Desde aquí le pedimos a Florentino que de una vez por todas enseñe a su técnico algo del llamado señorío del Real Madrid

El último fue Di María. El argentino, criticado duramente en privado por su entrenador tras una mala actuación ante Osasuna, salió en rueda de prensa previa al duelo copero ante el Valencia y, para satisfacción de su todopoderoso jefe, dijo literalmente: “Hay fallos de los árbitros que no son errores”. Y se quedó tan tranquilo…

Como el fútbol tiene estas cosas, el trío arbitral no estuvo acertado el miércoles, aunque fueron los valencianistas los perjudicados por errores en fueras de juego y posibles penaltis. La eterna animadversión que desde el club ché se tiene al Real Madrid incendió las horas posteriores al choque. Albelda, capitán valencianista, llegó a decir que el mejor del Madrid había sido Di María (por sus declaraciones, ya que fue suplente y sólo jugó media hora), y el delantero Soldado, canterano madridista, dijo sin tapujos que “la presión que han metido al árbitro esta semana ha surtido efecto”.

¿Quién tiene razón? Pues quizá ninguna de las dos partes. En España, causa sonrisa entre los aficionados de otros equipos cuando oyen quejas arbitrales del Madrid o el Barcelona, equipos pudientes con todo a favor en lo deportivo. Para los equipos pequeños y medianos, los grandes beneficiados de los árbitros siempre han sido ellos. Un grito mítico nacido en Gijón en un Sporting-Real Madrid de hace treinta años y que exagera este sentir se ha popularizado en el resto de campos cuando entienden que el árbitro favorece a los blancos: “¡Así, así, así gana el Madrid!”

Uno piensa que puede ser que los clubes importantes son menos perjudicados, pero nunca de forma intencionada. Los equipos que dominan los partidos merodean el área rival constantemente por lo que sus futbolistas protagonizan muchas más jugadas dentro del área, lanzan más desmarques al límite del fura de juego o sufren más entradas duras que los del resto de rivales. Es ahí donde el árbitro tiene más alto porcentaje de posibilidades de equivocarse. Aparte de que estos son humanos y no son ajenos a que una decisión ante un grande siempre tiene el doble de repercusión, con lo que es entendible que traten de ser conservadores de forma inconsciente.

Pero de ahí a pensar que los resultados de toda una Liga se deban a los fallos de arbitraje hay un abismo. Y más aún creer que todo es premeditado y por órdenes ‘de arriba’. No todos piensan así, incluso grandes periódicos deportivos sostienen campañas informativas donde alegan que la Federación acaba por determinar que Madrid o Barcelona (según el bando) se favorecen de los árbitros. Una locura colectiva.

Mourinho, experto en intentar que cuando todo va mal se hable de todo menos de las carencias de su equipo, trata ahora de hacer creer que su mal inicio liguero se explica a través del silbato de un árbitro. Este insulto a la inteligencia del aficionado medio comienza a cansar, y, sin llegar al punto contrario, al del Valencia esta semana, hace aumentar la mala imagen del club madridista en el resto del país. Y Florentino mediante, que conste. Así que desde aquí le pedimos al presidente que de una vez por todas enseñe a su técnico algo del llamado señorío del Real Madrid y que, por favor, ¡no se hable más de los árbitros! Que 18 puntos son muchos puntos, y debería darles vergüenza.

0

Leave a Reply

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.